Tinta en las Cintas

By Andrés Cárdenas

Post-Punk en 5 Discos

Empecemos por decir que el término popularizado "post-punk" es técnicamente incorrecto. El Punk Rock no ha muerto y para usar el termino "post" eso sería un requerimiento. Sin embargo, es la forma como los medios han decidido categorizarlo. El Post-Punk que no es más que un genero basado en el Punk Rock que toma elementos artísticos de otros géneros; en otras palabras, Post-Punk es a Punk Rock lo que Rock Progresivo es a Rock.

El movimiento musical conocido como "Punk" básicamente se divide en 3: proto-punk a finales de los sesentas e inicio de los setentas (The Fugs, The Stooges, MC5 y The Velvet Underground), punk rock a mediados de los setenta (The Sex Pistols, The Ramones y The Clash) y post-punk que comenzaría a levantarse mientras el Punk Rock estaba en su auge. Con estos detalles de mínima importancia, entremos en materia.

The Modern Lovers (1976)

The Modern Lovers fue una banda de Boston formada por Jonathan Richman en 1970 cuyo único álbum fue grabado entre 1971 y 1972, pero que no sería lanzado hasta 1976. Aunque debido a la epoca en que el álbum fue grabado mucha gente tiende a calificarlo como proto-punk, este es uno de los discos que define el post-punk, el disco deja a un lado la simplecidad característica del Punk Rock y se enfoca en melodías suaves y más accesibles para el público no Punk. Influenciados por The Velvet Underground y con la ayuda del mismísimo John Cale, The Modern Lovers son un hito en la historia del Punk, definiendo uno de sus subgeneros e influenciando innumerable bandas a través de los años.

Television --- Marquee Moon (1977)

Television, es sin lugar a dudas una de las bandas que mas influencias dio a finales de los setenta, hay quienes dicen que el "post-punk" y la "new wave" existen por Television. Criminalmente subestimados, contemporáneos y vecinos de The Ramones y Patti Smith, demostraron que el Punk podía llevarse a otro nivel, la canción "Marquee Moon" así lo prueba; abriendo con uno de los riffs mas pegadizos de la historia, un bajo envolvente y el hecho de que baterista pensó que estaban ensayando mientras se grababa le da al tema una sensación más artística. Si el Post-Punk necesitara un himno, cualquiera de las canciones de este álbum sería una buena opción. Marquee Moon es un álbum que todo amante de la buena música debe tener.

Wire --- Pink Flag (1977)

Cruzamos el atlántico y llegamos a Gran Bretaña, hogar de Wire. Debutaron con Pink Flag, una original colección de 21 temas que se van volando en poco mas de media hora. Arreglos supremamente minimalistas, ausencia de coros, letras o riff repetitivos; eso era Wire. Si alcanzaban el punto donde era necesario repetir lo que ya habían hecho simplemente paraban, incluso si el cronometro marcaba solo 43 segundos como en caso de Brazil o Different to Me. ¿Quieres escuchar un álbum simplista pero no simple, pegadizo pero no empalagoso? No busques más.

Magazine --- Real Life (1978)

Howard Devoto formó Magazine una vez salió de Buzzcocks. Real Life fue su primer disco, un disco que incorpora complejidad mezclada con sonidos melódicos e innovadores para la época, lo que hace de este el tipo de album que se puede escuchar incontables veces sin llegar a sonar aburrido. Las variaciones son la clave aquí, pero la peculiar voz de Devoto dan a las canciones algo extra para captar la atención de todos. Influenciados por Iggy Pop (especialmente el disco The Idiot) y David Bowie le dieron al mundo un atemporal tesoro tan peculiar como oscuro.

The Feelies --- Crazy Rhythms (1980)

Al mirar la historia musical es realmente difícil encontrar un trabajo remotamente similar a Crazy Rhythms. La caratula dice mucho de este album; dice a gritos "¡ochentas!", "¡new wave!" pero aunque esto lo defina en cierta forma, Crazy Rhythms es un disco que se niega a morir con el tiempo. En general energético, percusión magistral, transiciones sorpresivas, el cover de "Everybody's Got Something to Hide" de The Beatles que probablemente sea mejor que el original, y la sensación de algo casual, algo pasajero (que no lo es en lo absoluto) hacen de este álbum una obra maestra.