Tinta en las Cintas

By Andrés Cárdenas

¿Por qué publico lo que publico?

El 2 de febrero de este año publiqué "¿No utilizo Twitter porque no tengo nada que decir o porque no me alcanzan 140 caracteres para todo lo que tengo que decir?" En ese momento era un dilema real, ahora parece que lo he entendido y la respuesta es más reconfortante de lo que pensé.

Como estudiante de periodismo se me anima a participar en las redes sociales más populares, a aprender a utilizar todas sus herramientas para facilitar y maximizar el alcance del trabajo periodístico. Sin embargo, es algo en lo que fallo constantemente. Aunque reconozco la importancia y utilidad de estas redes me es imposible ser un usuario activo. Ahora entiendo que no es el hecho de que no tenga nada que decir y tampoco el que no pueda comprimir mis opiniones en 140 caracteres, es porque me preocupa el valor de mis opiniones. Pero ¿cómo mide uno lo que comparte en redes sociales?

En *social media *los likes, retweets, favoritos, etc, son el medidor. Asumimos que algo es más cierto, más importante, más relevante, por el número de likesque obtiene. Redes como Facebook e Instagram son impulsadas por narcisismo modernista, los *likes *se han convertido en el combustible de egos gigantescos y el acto de compartir eventos diarios, cotidianos y sin sentido es el precio que debe pagarse para conseguir la aprobación e incluso admiración de la gente. Esto en mi opinión es un sistema roto que carece de valor cultural y educacional.

No hay nada malo en compartir una selfie, una foto de tu cena, un vídeo de tu mascota o de la fiesta en la que estás, pero la próxima vez que vayas a hacerlo, tómate un par de segundos para pensar: ¿tiene esto un valor educacional? ¿Se beneficiarán las personas de esto? Sí la respuesta a estos interrogantes es negativa no quiere decir que deberías abandonar las redes sociales sino que tal vez deberías replantear lo que compartes.

Todo esto podría hacerme sonar como un hipócrita, porque yo también lo he hecho, tal vez porque también sentía la necesidad de obtener la aprobación de la gente en forma de likes o porque en algún momento fui absorbido por alegría y sentí la necesidad de compartir eso con el mundo, o porque estoy escribiendo en este blog, de cierta forma, porque quiero que la gente lo vea, incluso si todo este contenido no es educacional o cultural.