Tinta en las Cintas

By Andrés Cárdenas

Extraños en el paraíso

Ayer hice una lista de películas que quería ver. La primera en la lista era Stranger Than Paradise (Extraños en el paraíso) de Jim Jarmusch, que también resulta ser la cuarta de sus películas que veo y hasta el momento todas me han gustado. Only Lovers Left Alive, Down By Law, Night on Earth y Stranger Than Paradise, en ese orden de preferencia.

Supe que me iba a gustar al ver el cuadro de apertura, en ese momento solo conocía la trama pero la belleza de ese cuadro fue el aperitivo de lo que estaba por venir, otra obra maestra del señor Jarmusch. Después de algunos minutos sentí que el filme con su simplicidad y aspecto minimalista estaba plantando algo en mi, me sentí asombrado, anonadado por la belleza de los cuadros.

En Stranger Than Paradise entramos en la vida de Willie, un inmigrante húngaro que hace diez años llegó a Estados Unidos a vivir el sueño americano. Sin embargo, su vida transcurre en una diminuta habitación en New York. Willie se gana la vida apostando en carreras de caballos o haciendo trampa jugando cartas. Su prima Eva, de 16 años, llega desde Budapest también para alcanzar el mágico sueño al lado de su tía Lottie, pero antes debe quedarse con Willie por 10 días mientras su tía que vive en Ohio sale del hospital.

Las escenas se cortan, transcurren ¿dos días?, ¿dos horas? El tiempo es incierto aquí. Pero eventualmente Eva se marcha, no sin antes conocer a Eddie, el único amigo de Willie.

Un año más tarde los dos amigos emprenden un viaje hacia Ohio donde planean reunirse con Eva para posteriormente visitar el paraíso, Miami.

Cuando se hace la pregunta "¿qué clase de películas te gustan?" la mayoría de la gente tiene un respuesta elaborada basada en sus gustos o disfrute de ciertos géneros o temas. Ese nunca ha sido el caso para mi. Aunque podría decir que me gusta el cine negro o hacer referencia al trabajo de ciertos directores, la mayoría de veces mi respuesta es muy vaga, el resto de ocasiones no sé que responder.

Después de expresar mi amor por Only Lovers Left Alive, dentro de mi circulo de amigos se tornó común decir que "a Andrés le gustan las películas en las que no pasa nada", durante meses dudé de esa afirmación pero después de ver Stranger Than Paradise, empiezo a creer que tienen razón. Porque básicamente eso es Stranger Than Paradise, una película en la que aparentemente no pasa nada. Así que tal vez sea hora de que cuando alguien me pregunte que clase de películas me gustan mi respuesta sea "esas en las que no pasa nada."