Tinta en las Cintas

By Andrés Cárdenas

A Serious Man: Cosas malas le suceden a gente buena

Inside Llewyn Davis era hasta la noche anterior la única película de los hermanos Coen que habia visto. Miller's Crossing, No Country for Old Men y Fargo han estado en mi lista de "para ver" durante meses pero por accidente terminé viendo A Serious Man primero.

Debo decir que no me gustó mucho Inside Llewyn Davis la primera vez que la vi. La banda sonora me pareció increíble y la sensación general de invierno es tan imponente como hermosa, pero aún así el film se sentía incompleto, le faltaba algo y no estaba seguro de que era realmente. Por esta razón, sin saber mucho, la etiqueté como "película sobre-valorada". No fue hasta que la vi por segunda vez que pude ver su verdadera belleza. A Serious Man me ha dejado con una sensación similar. Sin embargo, en esta ocasión pude apreciar la película por las mismas razones que dudé de Llewyn Davis.

En A Serious Man seguimos la vida de Larry Gopnik; profesor judío, esposo, padre de dos hijos, cuñado de un hombre psicótico-deprimido y vecino de un hombre que está robando terreno de su propiedad. Su esposa le pide el divorcio porque quiere casarse con otro hombre (podría decirse que su mejor amigo), sus hijos no valoran sus esfuerzos para mantener la familia en su lugar y en el trabajo Larry se encuentra con un dilema moral.

No creo que hasta el momento haya visto una película tan irritante e hilarante al mismo tiempo. A Serious Man puede ser incomoda, puede ser percibida como una obra inconclusa debido a las muchas preguntas planteadas a lo largo de la película que al final se quedan sin respuestas, pero pensándolo bien es precisamente en esas preguntas en donde se puede encontrar su belleza. Vemos como el mundo de Larry se hunde sin ninguna explicación clara y al no decirnos nada los hermanos Coen no solo nos hacen simpatizar con el protagonista sino que también sentimos su lucha interior. Larry es un hombre que quiere hacer la cosas correctas de acuerdo a las leyes de Dios, pero a medida que busca ayuda en la gente que lo rodea se encuentra con más problemas que soluciones. Esto me hizo plantearme un par de preguntas: ¿Por qué le pasan cosas malas a la gente buena? Y finalmente, ¿Viven los ateos vidas más tranquilas que los creyentes?